¿Conoces el camino que recorre un libro hasta llegar a las estanterías de bibliotecas?

Categoría : Aportes al conocimiento | Sub Categoría : Colecciones
Publicado el 2022-12-16


¿Conoces el camino que recorre un libro hasta llegar a las estanterías de bibliotecas?

Si estudias o investigas en la universidad, es probable que en más de una oportunidad hayas buscado un libro en nuestro catálogo para saber en qué sector de la biblioteca se encuentra. Según los criterios actuales, los usuarios pueden hacer esta búsqueda de forma autónoma, recorriendo las estanterías hasta dar con el material que necesitan.


¿Te has preguntado alguna vez cómo se ordenan los libros en una biblioteca? El camino que recorren los textos para llegar a tus manos es más largo de lo que crees y está a cargo de una larga cadena de profesionales de la información que se encargan de seleccionar, comprar, distribuir y ordenar todos los textos que se encuentran en las bibliotecas.


En el caso de la PUCV, la compra de nuevos libros se hace por solicitud de las Unidades Académicas, quienes eligen los ejemplares en función de las necesidades de los estudiantes, profesores e investigadores.


Luego de un acucioso proceso de cotización y evaluación por parte del equipo de Gestión de la Colección, se selecciona el proveedor más conveniente según criterios definidos de disponibilidad de stock, costos y rapidez de despacho o envío.


Cuando los libros son recibidos en la Unidad de Gestión de la Colección del Sistema de Bibliotecas PUCV, comienza el proceso de catalogación. El equipo se encarga de ingresar los datos a Koha (un Sistema Integrado de Gestión de Bibliotecas) que permitirá que el nuevo material se sume a la colección de Bibliotecas. Es en esta etapa donde se definen las palabras claves por las que podrás llegar al escrito o en qué lugares físicos se va a encontrar.


Posteriormente, otros integrantes del equipo se encargan de los procesos físicos del libro. Aquí es donde se pega el marbete o etiqueta,  un rótulo que se adhiere al lomo y permite identificar y localizar el material. Además, se incorpora la tarjeta de préstamo que permitirá llevar el registro de quienes solicitan los ejemplares.


Una vez que los libros cumplieron con el proceso en las dependencias del Sistema de Bibliotecas, se distribuyen donde corresponda.


Al llegar a su destino, cada Jefe de Biblioteca establece el lugar físico y la modalidad de restricción que tendrá cada libro, por ejemplo, si se ubicará en el área de  alta demanda. Luego se alojan en las estanterías según el orden clasificatorio del Sistema de Clasificación Decimal Dewey. Una vez que se les asigna un lugar definitivo, se dan de alta en el catálogo y cualquier integrante de la comunidad universitaria podrá llegar a él de forma autónoma o solicitándolo en el mesón de atención.


En este proceso participan 6 personas y lo realizan con más de 2200 libros al año, sin contar las donaciones ni las tesis y revistas que llegan a nuestras bibliotecas.